EL PERIÓDICO Y SUS COMPLICACIONES PARA SOBREVIVIR

8 May

El periodismo es una actividad profesional que consiste en recolectar, sintetizar, jerarquizar y publicar información relativa a la actualidad, seleccionando la información extraída con criterios de interés general y público, verificando datos, relatando hechos y asuntos sociales importantes, explicándolos y orientando el debate público con argumentos.

El periodismo reúne los cuatro medios de comunicación: prensa, radio, televisión e Internet. Según Gomis, gracias a los medios vivimos sabiendo lo que pasa en todas partes, los cuales actúan de mediadores entre la realidad global y el público o audiencia que se sirve de cada uno de ellos.

Se trata de una de las profesiones más criticadas en la actualidad, y es que, según el Barómetro del CSI, 2006, la profesión de periodista ocupaba el penúltimo lugar en la valoración. Los resultados del año 2010 no varían tanto, donde el periodismo se sitúa en el antepenúltimo lugar. Esta carrera no es valorada socialmente. Es considerada como una profesión poco seria. La figura del periodista heroico contrasta con la imagen de profesionales deshonestos que luchan por el poder o el dinero. Sin embargo, lo que nadie sabe es lo difícil que es esta profesión. El periodista ha de saber de todo. Ha de ser médico, ingeniero, cocinero, político, economista,… Es decir, debe de saber de todo para poder informar de la mejor manera posible.

En un primer momento nació con la necesidad de informar y ser informado. En mi opinión, el periodismo nació cuando nació el lenguaje. Esto es así debido a que el periodismo lo que hace es informar y eso era lo que realmente hacían nuestros antepasados al dejarnos huellas de su forma de vida. Nos han informado de aquello.

Los encargados de comunicar aquello que está sucediendo eran personas sin el título para ejercer la profesión. Sólo a partir de 1958, de acuerdo con el Estudio mundial sobre la preparación del personal de Información elaborado por la UNESCO, la formación profesional de periodistas empezó a ofrecer a los interesados una formación práctica de técnicas de información y la posibilidad de adquirir amplio conocimiento sobre cuestiones que tenga que tratar. Esto era así debido a que hasta la década de los 70 no se requerían estudios para ejercer el periodismo. Así lo plasmó UNESCO al preconizar la necesidad de dar nivel académico a los estudios de esta profesión. Hoy, sólo en España ya hay, tal y como afirma la FAPE, alrededor de 34 universidades que reparten Periodismo, lo que significa que esta carrera cada vez es más demandada, lo que lleva a la conclusión de que la sociedad se está dando cuanta poco a poco, de la importancia que esta profesión tiene.

Con la aparición de la escritura, allá por el año 5000 a.C., el periodismo dio un paso más. Y es que, aunque pasó mucho tiempo, la escritura permitió que aparecieran los primeros diarios escritos. Los diarios tenían todo el poder. Gracias a ellos se conocía lo que estaba pasando. Con la irrupción de la radio y, después, la televisión, los diarios sufrieron consecuencias negativas debido a la aparición de una novedad con la que la gente se entretenía. Sin embargo, eso no fue lo peor. Lo peor aún estaba por suceder. Internet aparece como un medio multimedia que ofrece todas las aplicaciones: video, texto, imagen y sonido. Es decir, es un todo en uno, es muy completo. A la prensa escrita le falta sonido y video; a la radio imagen, video y texto y a la televisión, texto.

Con la aparición de este medio, casi todos los demás medios de comunicación también se están reduciendo con la excepción de las noticias en línea. Así, en cuanto a la prensa escrita, se han producido recortes de la circulación, caída en los ingresos por publicidad y disminución del hábito de comprar el diario. En periódicos como Los Angeles Times, Tribune, la cadena McClatchy y The Star Ledger, el recorte que se hace para no caer en bancarrota es, en general, el despido de personas.

Sin embargo, yo no creo que los periódicos vayan a desaparecer tan rápidamente. Pueden desaparecer, pero ese proceso se producirá de forma muy lenta. Aquellos periódicos que aún sean leídos por un 40% del público, no debe darse por muerto todavía. Otros diarios que no alcanzan ese porcentaje, aún sobreviven debido a que están logrando un mayor alcance en Internet. Aunque esto no es una solución, ya que para casi todos los diarios, eliminar las ediciones impresas y aparecer únicamente en línea sería un suicidio en ese momento. Esto es así porque, tal y como lo afirman los cálculos de Rosentiel del Pew, se ahorrarían un 40% de sus costos y perderían un 90% de sus ingresos. Por unas cosas o por otras, los diarios aún seguirán con nosotros, aunque no sabemos cuanto tiempo. Si desaparecen los diarios impresos, desaparece la prensa impresa, aunque aún sobreviven los diarios en la red, que también es prensa.

El estado en el que se encuentran los diarios impresos hoy en día es preocupante. Esto es así debido a que además de reducirse física y laboralmente, también lo están haciendo editorialmente. Por otro lado, la preocupación en torno a la cobertura en capitales estatales y el recorte de los diarios en general no es únicamente la disminución en número de reporteros, sino también el deterioro de la calidad del periodismo. Es indudable que cuanto más alto sea el nivel cultural y profesional de periodistas mejor podrá la prensa cumplir su misión. Se está recortando el cubrimiento extranjero, nacional y del Estado, el espacio dedicado a la ciencia y artes. Se está despidiendo reporteros de ciencia y medicina, críticos de música y de libros. Parece que se está privando de muchas cosas. Pero, de lo que no nos damos cuenta es de qué cosas nos están privando. Nos están dejando muchas cosas fuera.

La consecuencia es negativa. Entre menos cubrimiento del resto del mundo y la vida cultural haya, más lectores pierden entre los relativamente acomodados que tienen esos intereses y menos atractivos se vuelven para los anunciantes.

Por otro lado, hay una consecuencia negativa para la sociedad con la caída de la lectura de los diarios impresos. Se llegará al momento en el que los lectores no sabrán lo que sería la noticia de primera plana del diario de su ciudad y por eso el probable que estén menos informados acerca de noticias de la política.

Como ya se sabe, la razón por la que los diarios impresos son cada vez menos es por la falta de economía. La solución que pueden obtener es usar al Gobierno para subsidiarlos o producirlos directamente. Pero, si esos diarios quieren  una prensa independiente del control político, no podemos permitir que el Gobierno patrocine o saque de apuros a esos diarios. Esto es así debido a que cualquier petición de la prensa para subsidios gubernamentales fracasaría porque la financiación por el Gobierno federal o los estados es susceptible a la manipulación política. Es triste, pero es así.

Por último, no creo que desaparezcan los diarios impresos porque opina igual que Lippman, quién compara el diario con la Biblia. Se trata del libro por el cual las personas determinan su conducta. El único libro serio que la mayoría de las personas lee y el único que leen cada día. Al igual que la Biblia no desaparecerá, el periódico impreso tampoco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: