BLACK MIRROR. ¡Entre cerdos!

29 Feb

Black Mirror, una historia muy peculiar con un contenido muy poco imaginable. ¿Quién se iba a imaginar que el requisito indispensable para salvar a la princesa Sussanah era que el Primer Ministro, Michael Callow, tuviera relaciones sexuales con un animal tan peculiar, como es el cerdo? El cerdo juega un papel muy importante. ¿Por qué el cerdo? ¿Por qué no una cabra, una oveja, una burra? Cuando a una persona se le dice “cerdo”, eso quiere decir que es una persona guarra, asquerosa. Por lo tanto, ese animal recalca aún más ese acto tan repugnante.

Las cuatro partes en las que se divide esta película marcan el paso a paso desde que se produce un acontecimiento hasta que se convierte en noticia publicada por los medios de comunicación.

Así, en la primera parte se produce el acontecimiento. La princesa Sussanah es secuestrada. Un vídeo, en el que la princesa suplica llorando que se la salve, es colgado en Youtube. Michael Callow se entera de tal noticia y no da crédito a todo lo que ve. Muchas son las cosas que se le pasan por la cabeza, aunque en sus pensamientos no cabe la posibilidad de hacer lo que se le pide a cambio de la vida de la Princesa. La vida del ministro se ha convertido en un infierno.

Tras unos instantes de haber sido colgado, el vídeo se copia y se difunde. Ya es visto por unas 50.000 personas, que se alarman ante tal escándalo. Internet ha expandido la noticia a gran velocidad. Son muchos los que están conscientes de lo que está sucediendo. Lo peor del  vídeo no es que la princesa es secuestrada, sino la condición que el secuestrador propone para ponerla en libertad sin daño alguno. La condición: el Primer Ministro británico ha de mantener un acto sexual con un cerdo hembra ante las cámaras, para que todos lo vean, antes de las cuatro de la tarde.

En la segunda parte, el acontecimiento ya es noticia. Los medios de comunicación, ante tal notición, comunican la noticia, lo que alarma a una mayor población. Si ya muchos lo sabían (aquellos que saben utilizar un ordenador y el Internet), ahora ya lo sabe hasta el último hombre de la zona. Todos los medios, excepto los más conservadores, publican lo sucedido. Sin embargo, finalmente por competencia o por la demanda de la sociedad, todos, absolutamente todos los medios, sacan a relucir un tema que no tiene luz alguna. Todos están pendientes de las televisiones para conocer la última hora. Es el tema del día. Todos hablan de lo mismo. Comentan. Critican. En un principio, la sociedad ve este acto como algo imposible de realizar, algo poco digno para una persona. Apoyan al ministro con su negativa hacia esta actuación. Sólo el 28% de los entrevistados afirman que la vida de su sucesora no tiene que peligrar, por lo que el Ministro se ha de sacrificar.

En la tercera parte, el equipo del ministro lucha contra los medios. Quieren que la situación se relaje. Quieren relajar el escándalo. Sin embargo, una noticia de tal importancia es imparable. No se puede perder el poder sobre la sociedad. Los medios tienen ese poder.

En esta parte se puede observar lo importante que es el trabajo de un periodista y lo duro que resulta. Para contar la verdad y sólo la verdad, para anticiparse a la competencia, para destacar sobre los demás, …,  un periodista lucha, se juega la vida y más con un tema tan importante. Esto es lo que demuestra la periodista que acude a la casa donde supuestamente se tenía a la Princesa. Para ella, su trabajo va por encima de todas las cosas y por ello, lucha por conseguir lo que quiere.

Por otro lado, el equipo también lucha por el honor del ministro. Intentan buscar un suplente, un actor que haga el trabajo del ministro. Nada les sale bien. Todos sus planes han fracasado. Lo peor, el tiempo se agota, los medios siguen comunicando y,…de pronto, aparece el dedo de la princesa. Esto produce más ajetreo, nerviosismo, tensión. ¿Lo hará? Nadie lo sabía a ciencia cierta, ni siquiera el propio protagonista. Sabía, que haciendo lo que hiciese, su vida cambiaría. A pesar de tener la duda, la gente seguía comentando. Ante la noticia de la aparición de uno de los dedos de la princesa, la sociedad vuelve a hablar, pero esta vez para decir que debe salvar a su Princesa. Entre una de las razones es que el Ministro puede ser otro, pero la Princesa no. Ahora ya es el 86% de la población encuestada la que opina que sí debe hacerlo.

Finalmente, ante la presión a la que es sometido el primer ministro, acepta realizar ese acto tan injurioso. La noticia es dada por los medios.

Por último, en la cuarta parte, gracias a la información aportada por los medios, todo el mundo está pendiente de lo que ocurrirá en unos instantes. Las calles están vacías. Los lugares públicos llenos, sobre todo, aquellos donde hay televisión. Nadie se quiere perder algo que pasará a ser historia.

Es la hora. El ministro es aconsejado para no dar falsas impresiones. Se le indica que es lo que debe hacer en cada uno de los momentos. Todos están nerviosos, asqueados, ese acto les parece repugnante, pero nadie quita la mirada de la televisión. Durante todo el momento, la gente sufre, pero a la vez, está presente ese  morbo que les hace estar pendientes de todo detalle. Hay un silencio, tal hecho les deja sin respiración.

Una vez finalizada la petición del secuestrador, ¿lo peor ya ha pasado? Creo que no, lo peor aún lo espera. Sucede algo, inesperable: la princesa es soltada media hora antes del famoso acto sexual. Por otro lado, el dedo que aparece no es el suyo. El ADN corresponde a un varón.

Lo que yo me pregunto es ¿con que intención ese personaje, anónimo al principio de la película, pide como recompensa exactamente esa actuación? ¿Qué pretendía demostrar?

Mi respuesta a esto es clara. Quería llamar la atención y demostrar algo: para que los políticos hagan caso de lo que la sociedad les pide como su representantes, hay que darles una lección. Ha sido su manera de manifestarse, de expresar su opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: