“HABEMUS CONDÓN”: Iglesia y poder

25 Feb

 

        Habemus Condón

Alrededor de 3 000 jóvenes de todo el mundo con una edad comprendida entre los 15 y los 24 años, contraen el VIH cada día, virus causante del SIDA. La ONU, no pasa por alto esta situación y lanza un proyecto de colaboración por Internet, para abordar el tema del VIH en la juventud. Este plan forma parte de los propósitos de desarrollo humano, conocidos como Objetivos del Milenio, fijados en el año 2000.

Lo que se pretende con el proyecto denominado ONUSIDA, es conseguir la colaboración de los jóvenes, para que la información acerca de la enfermedad, y su prevención en cuanto a relaciones sexuales se refiera, no sea un mundo desconocido para la propia juventud. Para esto se utilizan sobretodo, las redes sociales como Facebook y Twitter, conformando así una puesta en común.

El director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, declaró: “Estamos pidiendo a los jóvenes de todo el mundo que debatan, reflexionen y trabajen con ONUSIDA para poner en práctica esta nueva estrategia”. Para los jóvenes occidentales, Internet es una ventana abierta a la información, pero además de esto, no podemos olvidar la labor de la educación sexual que se recibe en colegios e institutos. Centrada esencialmente en las relaciones sexuales y la prevención del contagio, mediante métodos anticonceptivos.

¿Son la educación y la información acerca de los anticonceptivos, el mejor sistema de prevención de contagio del virus? A pesar de las palabras que podamos escuchar de la Iglesia Católica, evidentemente sí que lo son.

La aparición del SIDA condujo, obligatoriamente a la sociedad, ha hablar de sexo. Un tema que sigue siendo todavía, en algunos casos, tema tabú.

Muchas veces hemos oído que las clases de educación sexual, llevarían a los jóvenes de hoy en día a mantener relaciones sexuales esporádicas a una edad más temprana. Pero lo cierto, es que, un estudio realizado por la Organización Mundial del SIDA en 1998, puso de manifiesto que la educación sexual no conduce a una actividad sexual más temprana, sino que contribuye a posponer el inicio de las relaciones sexuales y a proteger a los jóvenes sexualmente activos contra el VIH, las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo.

Pese a estos estudios, el vaticano sigue oponiéndose a dichas lecciones sobre sexualidad. El Papa Benedicto XVI advertía en un encuentro ante representantes de las Embajadas acreditadas frente al Vaticano, que existe una “amenaza a la libertad religiosa de las familias en algunos países europeos, donde se ha impuesto la participación a cursos de educación sexual o cívica que transmiten una concepción de la persona y de la vida pretendidamente neutra, pero que en realidad reflejan una antropología contraria a la fe y a la justa razón”. Estas palabras sólo reflejan una noción negativa y pecaminosa de la sexualidad humana por parte del Vaticano, y lo que muchos consideran un menosprecio por la salud sexual y reproductiva de las personas e incluso de su propia vida, teniendo en cuenta que en muchos países el VIH es todavía una importante causa de muerte. Por lo que entraría en contraposición con otros ideales de esta religión Católica, como  es el aprecio por la vida. Como ya sabemos, consideran el suicidio como un grave pecado, ya que te estás quitando la vida que Dios te ha regalado. Atendiendo a esta doctrina, la Iglesia Católica, debería defender por encima de todo la vida, demostrando que puede estar a la altura de los problemas actuales del mundo y de la gente. Entendiendo, por lo tanto, no sólo las clases de educación sexual, si no la utilización del preservativo.

Este método anticonceptivo no puede ser aprobado por la Iglesia, ya que según ellos no garantiza la desaparición de los contagios debido a seis defectos, que podemos encontrar en la Enciclopedia Católica On Line. En esta página podemos leer: ¿por qué los preservativos no protegen contra el SIDA? A esto se responde afirmando que es un método ineficaz, alegando que el condón es inseguro, inútil, inmoral, contraproducente, y que tiene fallos mecánicos y porosidades.

Pero un estudio publicado el 23 de febrero de 2005 por la Asociación Americana para la Investigación contra el Sida (Amfar), cifra en más del 95% la eficacia de los preservativos como método para evitar la infección por el VIH. Además el estudio recuerda que la promoción del preservativo permitió contener la epidemia original de San Francisco y redujo en más del 80% las nuevas infecciones por VIH en Tailandia desde el año 2000.

Con estos datos, podemos afirmar que el preservativo no es 100% fiable. Aunque es la mejor herramienta que existe a la espera de nuevos métodos de prevención, con la vacuna y los microbicidas a la cabeza, como muestra  la ciencia con claridad, para evitar la extensión de la mayor epidemia de la historia de la humanidad. Por lo que: ¿podemos permitir como ciudadanos del mundo, qué la Iglesia Católica intente imponer a toda la ciudadanía su moralidad, vistiéndola de razón, y condenando las actuaciones de gobiernos democráticos que, como el nuestro, han aprobado leyes que reconocen la importancia de la salud y la educación sexual?

LUCÍA LAMAS CHICANO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: