Apariencia… interesante….Black Mirror

12 Feb

Mientras la mayoría ríe con los medios, la intimidad llora.

El primer capítulo de la serie británica Black Mirror está dividido en cuatro partes.
En la primera el primer ministro recibe la llamada que dará un giro a sus próximas 24 horas y a su vida en general. La princesa, Susannah, ha sido secuestrada y el responsable cuelga un video en Youtube en el que la víctima explica las condiciones exigidas para su rescate: ¡El primer ministro debe aparecer a las 4 de la tarde en todos los canales de televisión del país manteniendo relaciones sexuales con un cerdo!

La segunda parte se centra en las reacciones de la sociedad. El video se ha difundido rápidamente y la noticia, presente en todos los medios, es ya un escándalo. Los ciudadanos consideran que la situación para el primer ministro es horrible y confían en que exista una alternativa para salvar a la princesa.

La alternativa existe, hay un anónimo dispuesto a hacerse pasar por el ministro. Pero el secuestrador descubre el engaño, (aparece en Twitter una foto del sustituto), y aumenta la amenaza cortando un dedo “a la princesa” y mostrándolo en Youtube. La opinión en la calle cambia, la gente empieza a decir con seguridad que “tiene que hacerlo, podemos elegir otro ministro pero no otra princesa”. La presión para el ministro aumenta; “No sólo serás un político caído en desgracia, la gente, la familia real y el partido insisten en cumplir con lo exigido”, “Si te niegas no podemos garantizar tu integridad física o la de tu familia”.

El ministro cumple con lo exigido, ¡Aparece en televisión, ante los ojos de todo el país, manteniendo relaciones sexuales con un cerdo hembra!. El gobierno, como medida de protección hacia su persona, ratifica la ley para que sea delito la posesión de cualquier grabación o imagen del suceso. Los medios, que no han dejado fuera de su agenda ningún cambio relacionado con este suceso, anuncian: “Esta es una historia con un significado global”. La princesa, con todos sus dedos,  es liberada mientras está teniendo lugar el susodicho hecho, cuando las calles están vacías porque la gran mayoría está pendiente de la televisión. El secuestrador, un artista galardonado que deja su ADN en el famoso dedo, se suicida. Un crítico de arte describe el acto del artista, Carlton Bloom, como “la primera obra maestra del siglo XXI”.

Al cabo de un año, el ministro aparece en los medios feliz, con su esposa. En los medios, que sonríen diciendo: “El acontecimiento no ha podido destruir al primer ministro”. Así aparece, pero no es, en realidad ha perdido la intimidad y no puede ser feliz porque sólo le queda la apariencia.

Tania Martínez Tomás

@TaniaMartnezTom

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: